sábado, 17 de septiembre de 2011

El abogado del carpintero advirtió que la causa puede caerse

Morla junto a Nelly, la esposa del carpintero. 




El abogador del carpintero Néstor Altamirano, detenido en el marco de la investigación por el crimen de la niña Candela Rodríguez , advirtió que "la causa puede caerse y volver a foja cero", si se comprueba que el testigo de identidad reservada que incriminó a varias personas mintió.

"Quiero remarcar que este testigo, a cambio de la recompensa mintió descaradamente e hizo perder el tiempo", denunció Matías Morla, el defensor de Altamirano y su esposa Nélida Pistán. "Hasta que no se le pregunte bien a la familia de Candela, no se sabrá el responsable del homicidio", agregó en declaraciones a Radio 10.
Ayer, el juez de Garantías de Morón, Jorge Rodríguez aceptó la denuncia por falso testimonio que radicó Morla contra el testigo protegido.
El abogado también aportó pruebas sobre los trabajos que hizo el carpintero durante el cautiverio de Candela. Mientras espera el peritaje de firmas y las declaraciones que ratifiquen que la esposa de Altamirano estuvo en Tucumán mientras Candela estuvo secuestrada.
"Hubo 1800 efectivos policiales intentando esclarecer el hecho, pero si la familia de Candela no colabora y los testigos mienten a cambio de la recompensa, estamos mal", manifestó Morla.
Uno de los testigos protegidos claves en el asesinato de la niña de 11 años es una mujer que dio un relato, algo confuso, sobre cómo secuestraron y mataron a Candela.
Allegados a la investigación sostuvieron que se trata de una mujer que estuvo presa, pero no trascendió la edad ni su nombre.

LA INVESTIGACIÓN

Por otra parte la investigación para esclarecer la desaparición y muerte de Candela sigue su curso. Se están realizando peritajes a unos 70 teléfonos celulares secuestrados en distintos procedimientos y se aguardan los resultados de las pericias de ADN sobre la mayoría de los detenidos.
Comenzaron los trabajos de análisis de voz, llamadas y de imágenes de video de aparatos telefónicos para tratar de establecer a quién -o quiénes- pertenecen y qué grado de responsabilidad hay en cada uno de los detenidos. El trabajo es supervisado por el fiscal a cargo de la investigación Marcelo Tavolaro.
Se aguarda para el lunes avanzar con los resultados de los exámenes genéticos que se hicieron el martes pasado sobre siete de las nueve personas presuntamente involucradas en la causa.
Se estima que también se le harán esos exámenes a Fabián Gabriel Gómez, el verdulero detenido en Hurlingam, y Guillermo López, los últimos detenidos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada